jueves, 17 de marzo de 2011

Un bonito beso bajo la lluvia.

Sonríe para sí misma. La lluvia empapa su pelo hasta dejarlo completamente mojado. Tiene frío, pero no le importa, junto a ella está aquel chico que tanto le gusta. Llevan minutos observándose. Él tiene el pelo rubio y sus ojos son verdes. Viste con una camiseta de Jack Jones, una camisa de cuadros y unos sencillos vaqueros. A ella le vuelve loca, lleva meses soñando con estar a solas con él, y ahora que por fin lo ha conseguido, solo quiere mirar fijamente su sonrisa. Es entonces cuando él se acerca muy despacio a su boca mientras cierra los ojos. En el momento más inesperado, sus labios se juntan. El tiempo se detiene y por un instante, solamente un instante, ella se guarda esa imagen en lo más profundo de su corazón y graba su nombre en su memoria para no olvidarle nunca.

domingo, 13 de marzo de 2011

Soy así.

Vale. Lo reconozco. Me gusta el chocolate y las películas románticas. Tengo algún que otro secretillo. Lloro en determinadas ocasiones y me río con facilidad, voy con las uñas sin pintar y me cuesta encontrar el regalo perfecto. Sí, sé que de vez en cuando puedo decir alguna mentirijilla, pero nada importarte. De acuerdo, pienso a menudo en tonterías y no llego a ninguna parte. Que sí, que soy de las que se emocionan cuando cantan a pesar de tener asumido que nunca se dedicarán a la música. Odio a la gente falsa y sí, soy antipática, lo sé, no soy perfecta, pero tampoco me preocupa demasiado.


viernes, 11 de marzo de 2011

Tired.

Frustrada en mi habitación, la música que escucho es triste y mis ojos están hinchados de tanto llorar. Sigues haciéndome daño. Ríes, como si nada hubiese pasado. Pero no piensas en los demás, el único que importa aquí eres tú. Tú, tú, y nadie más que tú. Tus palabras se las llevó el viento. Todas las mentiras que me decías, todas las falsas promesas, todos los recuerdos, los he apartado de mi vida, arrancándome un trozo de corazón. Y lo que más me duele de todo es que sigo enamorada de ti, y al parecer ya no existo en tu vida.


No sin ti.

Porque estás para todo. Porque siempre puedo contar contigo. Porque haces de cualquier lugar nuestro escondite. Porque me haces sentir bien. Porque cada día que pasa, te haces querer más y más. Porque me has demostrado que me quieres más que ninguno. Por aguantarme cuando me pongo tonta. Por sacar temas de conversación que nadie sacaría. Porque eres especial, y me importa una mierda lo que piensen los demás de nuestra relación, porque nadie había conseguido enamorarme como tú lo haces. Porque te quiero, y porque junto a tí no me puede nada, porque te prometo que siempre podrás contar conmigo; porque después de la tormenta siempre llega la calma, pero desde que te tengo a mi lado, mi cielo se ha aclarado, ya no hay tormentas. Es más, hay un Arco Iris con tu nombre grabado, para que siempre que esté mal, pueda pensar en algo que me devuelva la felicidad.

ÉL.

Es él. Por el que siempre sonrío. La razón de mi felicidad. Con el que sueño todas las noches. Con el que podría pasar horas y horas a su lado. Adicta a sus besos, sus abrazos y al aroma que desprende cuando lo tengo cerca. Al que le gusta hacerme reír. Con el que tengo confianza. Al que me gustaría decirle que junto a él soy la persona más felíz del mundo. ♥