miércoles, 1 de junio de 2011

Nunca te dije: lo eres todo.

Nunca te dije "lo eres todo", por temor a que lo supieras, a que lo utilizases, a que me vencieses. ¿Sabes por qué? Porque el temor y el amor están tan apareados que si miras siempre los verás juntos. Aunque por otro lado, el amor y el desamor nos hacen sentir, y sentir es la esencia de estar vivo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario