martes, 20 de diciembre de 2011

Amarga vidas.

Has rozado el borde. Ya no te soporto más. Dices que te amargo la vida pero... ¿Te has parado a pensar en el daño que me haces cuando me desprecias? Que no sirvo para nada, que te hago la vida imposible, que soy patética... ¿Pero tú te has visto? Eres la razón por la que cada vez que discutimos derramo lágrimas y lágrimas en mi habitación. Eres la razón por la que no siempre estoy de buen humor. Eres el causante de mis fracasos, porque cuanto menos te gusten las cosas que hago, intentaré hacerlas peor aún. Eres tú, al que le gusta humillarme. Pero, ¿sabes?, la vida da muchas vueltas. Y quizá desaparezcan las únicas dos personas que te quedan en el mundo. Entonces veremos lo feliz que eres cuando te quedes solo.

martes, 13 de diciembre de 2011

Siento el impulso...

Siento el impulso de alzar mi voz al infinito para reclamar mi lugar en tu corazón.