jueves, 30 de agosto de 2012

Aclárate de una maldita vez. Porque solo quieres mi boca para cuando te sientes solo. No me quieres, nunca me has querido y a pesar de todo ello me sigues pidiendo oportunidades, como si yo fuese tu "Papá Noel". Madura, que ya tienes edad. En tu mente solo hay una palabra: sexo. Aunque en este juego estúpido ya haya aprendido a jugar no tienes derecho a seguir jugando con mis sentimientos.